¿Cómo pedir la Pensión de Orfandad?

De acuerdo al Instituto Nacional de la Seguridad Social de España, la pensión de orfandad es una prestación económica, que se concede a los hijos de una persona fallecida, que tengan dependencia económica y que reúnan los requisitos establecidos, los cuales te mencionaremos más adelante. Esta pensión cumple la función de proteger los ingresos de los huérfanos, ante esta situación de desgracia.

¿Quiénes Pueden Optar a ser Beneficiarios de la Pensión de Orfandad?

Las condiciones para optar a ser beneficiarios de la Pensión de Orfandad se distinguen por los siguientes aspectos:

Primer Caso

  • Hijos del causante, sean naturales o adoptados.
  • Hijos del cónyuge que no sean propios o naturales del fallecido; siempre y cuando estuvieran unidos en matrimonio por al menos 2 años antes del fallecimiento del causante.

Para estos dos casos es necesario que los hijos sean menores de 21 años de edad; o mayores, pero tengan una condición de incapacitados permanentes absolutos o gran invalidez.

Segundo Caso

  • Hijos del causante que sean menores de 25 años de edad, pero que demuestren que no cuentan con trabajo lucrativo; y en el caso de poseerlo, que los ingresos sean inferiores al 75% del salario mínimo interprofesional, fijado al momento de ocurrir el fallecimiento.

Tercer Caso

  • Hijos que estén estudiando; esto aplica en el caso de que el hijo esté cursando estudios y cumpla 25 años de edad en el año escolar; por lo que la pensión de orfandad debe continuar hasta el primer día del mes posterior al del inicio del siguiente curso académico.

Si son varios los beneficiarios o huérfanos, el total de las pensiones otorgadas no puede sobrepasar el 100% de la base reguladora. Esta regla solo aplica al inicio de la asignación económica; más no es considerada en las revalorizaciones periódicas sucesivas.

Una observación importante es que la pensión se hará efectiva a los representantes legales o tutores del menor que esté incapacitado judicialmente, sólo si cumplen la obligación de mantener y educar al huérfano; de lo contrario será abonado a él directamente.

Requisitos para Optar a ser Beneficiarios de la Pensión de Orfandad

Para poder solicitar o tramitar la pensión de orfandad deben cumplirse los siguientes requisitos:

  • Sufrir la muerte de padre, madre o ambos.
  • No contar con otras pensiones de seguridad social.
  • No tener familiares directos que puedan mantenerlos económicamente y educarlos.
  • No tener ingresos económicos.
  • Contar con DNI en caso de ser español y pasaporte o NIE para los extranjeros.
  • Certificación del acta de defunción del fallecido.

Trámites para Solicitar la Pensión de Orfandad

Los trámites deben gestionarse ante los Centros de Atención e Información del Instituto Nacional de la Seguridad Social. En el caso de los trabajadores del mar, lo trámites se gestionan en las Direcciones Provinciales del Instituto Social de la Marina. Y, si se trata de accidentes laborales, las gestiones se realizarán con la mutua colaboración de la Seguridad Social correspondiente.

Es importante que los trámites se realicen en un plazo menor a tres meses luego de suceder el fallecimiento del progenitor. El pago de la pensión de orfandad se realiza mes a mes con dos pagas extras en junio y noviembre; con la salvedad de que el fallecimiento sea por accidente de trabajo o enfermedad profesional; en este caso las pagas son prorrateadas durante los doce meses del año.

La pensión de orfandad se revaloriza anualmente en base al  Índice de Precios al Consumo; y está exenta de tributar al IRPF.

Cálculo de la Cuantía que se Percibe

El pago de la protección económica de la pensión es realizada en 12 mensualidades con dos cuotas extraordinarias, que se realizan en los meses de julio y noviembre; con la salvedad de que la muerte del progenitor haya sido consecuencia de un accidente o enfermedad profesional; en ese caso las dos cuotas extraordinarias serán entregadas en partes iguales, dentro de las cuotas mensuales.

La cuantía de la pensión de orfandad debe ser mayor al 20 % de la base reguladora del causante. En el caso de que el descenso del progenitor haya sido consecuencia de un accidente de trabajo o enfermedad profesional, se concede a cada beneficiario una indemnización especial, consistente en una mensualidad de la base reguladora.

Si existe orfandad absoluta, en pocas palabras, que no haya cónyuge superviviente o muere mientras disfrutaba de la pensión de viudedad, la pensión será incrementada a los huérfanos en las siguientes condiciones:

  • Será incrementada en un 52% si a la muerte del causante no hay beneficiario de pensión de viudedad.
  • Si al suceder el descenso del causante existe beneficiario de pensión de viudedad, la pensión de orfandad puede ser incrementada en el porcentaje de la pensión de viudedad que no hubiera sido asignado.
  • En caso de ser beneficiario de la pensión de viudedad el cónyuge sobreviviente, al fallecer este, se sumará a la prestación de orfandad la correspondiente a la de viudedad.
  • Si surgen cualquiera de los tres puntos anteriores, los incrementos en las pensiones deben distribuirse en partes iguales a los huérfanos existentes.
  • Los aumentos determinados no deben superar el cobre fijado para las prestaciones de muerte y supervivencia.
  • Si el fallecimiento ocurrió por accidente laboral o enfermedad profesional, la indemnización que se otorga a los huérfanos se incrementará con la que le hubiera correspondido al cónyuge, o pareja de hecho del fallecido.
  • Los incrementos fijados solo podrán ser reconocidos con respecto a uno solo de los progenitores, no aplica en el caso de ambos progenitores.

¿Cuándo cesa el Derecho de la Pensión de Orfandad?

  • El cese o culminación ocurre al cumplir 21 años, con la salvedad que para ese momento, tuviera reconocida una incapacidad permanente absoluta o gran invalidez para el trabajo.
  • Al cumplir 25 años de edad, existe un progenitor, o el huérfano posee un trabajo con ingresos económicos mensuales, mayores al 75% del salario mínimo
  • Al cesar la incapacidad que le otorgaba el derecho a recibir la pensión.
  • Al contraer matrimonio, a excepción de que estuviera afectado de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
  • Por fallecer el beneficiario.